Grupo Serca Automoción

Julián Rodríguez

Julián Rodríguez

compartir

Comentario sobre:

SPG Talleres

Julián Rodríguez

En SPG no veo un interés puramente económico, creo que de verdad quieren apoyar al taller

Volver

Historia e inicio del negocio

Hasta Alcázar de San Juan, en Ciudad Real, nos llevó este reportaje. Allí nos esperaba Julián Rodríguez, gerente y propietario de Talleres Electroautomotriz. Un tipo al que su cara le delata lo buena gente que es. Un trotamundos del sector, que a sus 37 años sabe bien lo que es trabajar: desde los casi siete en la ganadería de su familia (“fui pastor”, afirma, que se dedicaban al ganado ovino), pasando después por innumerables talleres desempeñando la que siempre fue su pasión: la mecánica. Hasta que encontró su sito. Un hueco que se hizo él mismo poniendo en marcha su propio negocio hace ahora año y medio. Su trabajo le costó, no crean.

En Madridejos, un pueblo de Toledo a poco más de treinta kilómetros de su actual residencia en Alcázar de San Juan, en Ciudad Real, la familia de Julián regentaba una ganadería. Un negocio familiar en el que muy pronto él (con siete años...) echaría una mano. Lo normal, vamos.

Siendo el mayor de cuatro hermanos, por la cabeza de su padre siempre planeó además la idea de que fuera él quien el día de mañana se hiciera cargo de la empresa. Pero Julián tenía otros planes: “Yo siempre he sentido pasión por la mecánica. De pequeño arreglaba las bicicletas, me gustaba saber por qué funcionaba todo aquello que tenía ruedas y se movía”. Tanto era así que incluso en la ganadería aprovechaba cualquier ocasión para mancharse las manos de grasa reparando la maquinaria, las carretillas...

El comienzo

En una nave alquilada por una empresa que prestaba servicio a las ambulancias montó el primer taller a su nombre. 100% dedicado a las ambulancias, pero ya suyo. Le duró tres años y medio en los que estuvo “de maravilla”. Hasta que empezó a no cobrar: “El Sescam cortó el grifo y todos los que prestábamos el servicio (camilleros, enfermeros, médicos, conductores...) dejamos de cobrar. Yo ya tenía una hija y la necesidad apretaba”.

Así que llegó a un acuerdo: “De siete de la mañana a tres de la tarde me dedicaría a las ambulancias y por la tarde, abriría al público”. Los clientes que ya le conocían de sus anteriores trabajos respondieron a la llamada y la cosa comenzó a tirar.

Pero llegaron los inconvenientes. Otra empresa se llevó el concurso de las ambulancias; la nave en la que él tenía el taller había sido alquilada a la empresa que prestaba servicio al Sescam. Sin ese concurso, ya no podría estar allí: “Me mudé a una nave contigua propiedad de una empresa de transporte de productos cárnicos”. Haría el mantenimiento de su flota de camiones a cambio de no pagar el alquiler, así lograría tirar durante los siguientes tres años.

El giro definitivo 

Pasado ese tiempo, la flota que en principio eran tres camiones pasó a ser de doce y el acuerdo dejaba de ser rentable para Julián: ni en tiempo, ni en dinero, ni en espacio ocupado en el taller... “O me voy o te vas...”, le dijo al dueño de aquel negocio, con el que ya guardaba una gran amistad. “A él no le daban crédito para comprar otra nave, así que la cosa estaba clara”. Ese mismo día se enteró de que se alquilaba la nave en la que hoy tiene su taller. Aquel fue el salto definitivo.

Año y medio después no puede estar más contento. De sesenta clientes particulares pasó a tener más de 200. El salto es evidente. “Hasta entonces tenía una lista de espera muy larga porque no dedicaba el 100% de mi tiempo a mis clientes... Cuando empecé a hacerlo, la cosa comenzó a crecer de una manera impresionante. Fue como destapar un géiser”, bromea.

¿La clave de su negocio?

Ser legales y siempre honestos: “Por eso quien viene una vez se queda. Mucha gente viene a probar; al principio eres la novedad, sobre todo en los pueblos, luego vienen porque les das un buen servicio. Cuidamos mucho la atención con el cliente y trabajamos siempre con materiales de calidad”. Así, poco a poco fue incorporando el que hoy es su equipo, que además de él conforman otras dos personas. Un taller con mucho futuro.

100% SPG

Hace un año (medio después de abrir en la ubicación definitiva) se unieron a la red SPG. Lo hicieron sobre todo porque confiaban en Recambios del Olmo, su principal proveedor. “Empecé a trabajar con ellos porque ficharon a Pepe Mateo, un comercial con el que ya trabajaba cuando estaba en otros distribuidores. Tenía confianza en él”.

Luego el distribuidor se ganó su confianza (“por servicio, atención, condiciones comerciales...”) hasta ser hoy Recambios del Olmo parte fundamental en la empresa. Casi como un socio más.

Tanto es así que por consejo del propio Eloy del Olmo (gerente del distribuidor) entraron en SPG: “Nos contagiaron su entusiasmo y vimos en la red una buena posibilidad. Es mejor estar unidos que cada uno por su cuenta. Además, en SPG no veo un interés puramente económico, creo de verdad que quieren apoyar al taller, sobre todo en aquellas labores que más se nos escapan a nosotros: campañas, marketing, presencia en redes sociales...”. La fachada de Electroautomotriz, completamente según los estándares corporativos de la red, evidencia que la apuesta de Julián Rodríguez por la red es absoluta.

Recambios del Olmo - Apuesta de ida y vuelta

Eloy del Olmo (gerente del distribuidor manchego socio de Serca, con sede en Pedro Muñoz y almacenes en Toledo, Cuenca, Ciudad Real, Valdepeñas, Villarrobledo y Torreperogil, en Jaén) expresa acerca del taller Electroautomotriz: “Es un taller de referencia porque son gente emprendedora, dinámica, sin miedo y con ganas de crecer. Y es justamente lo que buscamos para los talleres que forman parte de la red SPG: que tengan capacidad de adaptación a las nuevas tendencias de un mercado en continuo movimiento.Quien sea capaz de adaptarse seguirá adelante, quien no, es muy posible que pierda el tren...”.

Con esas características, el distribuidor no duda en apostar por Electroautomotriz. Una apuesta que, visto el modo que tiene de ver su negocio el propio Julián Rodríguez, es de ida y vuelta.

Julián Rodríguez | Gerente Talleres Electroautomotriz

1 de Septiembre de 2017